El consumidor: El centro de la transformación digital

Valorar contenido

Internet y los dispositivos móviles se están convirtiendo en los protagonistas de nuestro día a día. El comportamiento del consumidor ha cambiado con respecto a los años anteriores, pasando de tener un rol pasivo como receptor en las comunicaciones con las marcas, a convertirse en un actor implicado y que interactúa constantemente con el emisor del mensaje. No pensemos en que la única manera de comunicar será a través de los canales digitales, sino cómo el usuario hoy en día tiene la capacidad de interactuar con cualquier tipo contenido a través de un canal online u offline, es decir, cómo se integra el estímulo iniciado por una marca, la manera en que el consumidor reacciona al mismo, y el efecto que genera sobre su decisión de compra o de valorar una experiencia junto a un producto o servicio.

Nuevas costumbres, nuevas expectativas

Este nuevo ecosistema revoluciona el comportamiento del consumidor: Plataformas como Google, Youtube, Amazon y las redes sociales, han cambiado los hábitos de búsqueda de información, de compra y de comunicarnos. Más allá de tener presencia en los distintos canales digitales (redes sociales, web, blog, etc.), es importante darle un sentido estratégico a esta presencia, entender por qué deberíamos estar en Facebook, Instagram o YouTube, y si nuestro consumidor es usuario de estos canales. No sólo es estar por estar, es darle un sentido a nuestras acciones en los canales sociales, de lo contrario, estaríamos gastando recursos sin obtener resultados.

Una ventana a un sin fin de oportunidades

El móvil es el centro de acciones del nuevo consumidor, es su ventana a todo tipo de contenido relevante para su vida. No pensemos solamente en que la gente comprará un coche a través de una app o desde el teléfono móvil. Tampoco significa que el móvil es un instrumento meramente transaccional, sino el dispositivo que acompaña a lo largo de todos los momentos del día a día de una persona, ya sea para buscar información, comparar servicios, hacer una consulta médica, etc.

¡No subestimes al consumidor!

El «prosumidor» es actualmente la figura que debemos tomar en cuenta; el consumidor ya no solo consume, ahora produce y genera contenido que valora la calidad de los servicios que contrata. A este fenómeno no podemos ser ajenos, es muy importante que influyamos en cada aspecto del proceso de compra, tomando en cuenta lo que hemos oído constantemente: «El consumidor busca experiencias, no un producto». De esta manera el consumidor siempre tendrá la oportunidad de decir algo positivo de nuestra marca, lo cual se traduce en una buena reputación, y la buena reputación, es lo que motiva a futuros clientes a elegir a nuestra marca frente a nuestra competencia.

Millennials: Más allá de una generación, un estilo de vida

Los Millennials no son un grupo de personas nada más, son una manera de pensar, de vivir, consumir y de actuar: Estamos en una época donde el consumidor necesita soluciones inmediatas, sencillas y eficaces… pero sobretodo, rápidas.  Todo esto implica que los procesos deben ser lo más inmediatos y livianos posible, ya que la gente no está dispuesta a invertir varios minutos para realizar una simple compra. Las marcas deben entender esto, de lo contrario los usuarios pasarán al siguiente que les ofrezca agilidad y calidad en el servicio. Esto no va de jóvenes de 25 a 35 años, los usuarios en general demandan cada vez más agilidad en los procesos y que se les valore como consumidor de un producto o servicio.

La transformación no es solo para los grandes

La transformación no va de magnitudes, olvidémonos de ellas, tampoco pensemos en Netflix, Youtube, Amazon… Hoy en día empresas como farmacias, vendedores de piscinas y hasta de utensilios de cocina se han digitalizado. Es decir, han cambiado su modelo de negocio para satisfacer la demanda de clientes en procesos tan cotidianos como regalarle flores a alguien especial. No nos sintamos ajenos a estos cambios, no pensemos en transformación digital, veámoslo como transformación o adaptación de negocio a una era digital, donde hay un consumidor que espera adaptabilidad a su vida, y esto se traduce en dar soluciones a los problemas que los consumidores tienen, de la manera que ellos esperan de las marcas.

Digitalización: Medio para conseguir un fin

La transformación digital no es un fin último, es el medio para alcanzar un mejor posicionamiento, competitividad y rentabilidad para nuestro negocio. La innovación digital no implica abandonar todos los procesos y medios tradicionales, implica integrar estos con las ventajas y herramientas que nos traen las nuevas tecnologías e Internet.  Se trata de actuar de manera estratégica con el objetivo de ser un actor relevante en la mente del consumidor.

 

 

Sin Comentarios

Pon un comentario

Continuar utilizando este sitio supone la aceptación de nuestra política de cookies. Responsable: INNODRIVING, S.L. Finalidad: instalación de cookies analíticas, de personalización y publicitarias. Tipo de datos: medición de la actividad en el sitio web, personalización de contenidos en función de datos obtenidos del navegador, gestión de espacios publicitarios. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar